Marta Moro

Un blog sobre pintura

El dique de La Guardia 24 Septiembre 2008

Filed under: Otros,Otros pintores — Marta Moro @ 23:32

El último día que fuí a pasear por La Guardia me encontré una agradable sorpresa.

El dique del puerto estaba recién pintado pero no por cualquier pintor de brocha gorda o por los horribles graffitis habituales. Nada más y nada menos que la obra es de Eduardo Zamarro, un autor de pinturas murales, vidrieras y otros elementos arquitectónicos de reconocido prestigio, además de ser profesor en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid.

Las formas y colores que empleó representan las peculiares casas de este pueblo marinero, estrechas y de variados colores, a veces muy vivos, pero que con la luz de una tarde nublada como la que hacía ese día, adquieren unas tonalidades “pastel”, muy  armoniosas.

También representó unas siluetas que podrían ser las de los vecinos y visitantes que pasean por allí cuando el tiempo lo permite. Cuando hay temporal, las olas a veces sobrepasan el dique. Es el lugar donde una vez vi una rotonda cercana al puerto llena de espuma,  como de dos metros de espesor y pensé que menudo día habían escogido para celebrar una fiesta de la idem; pues no… se trataba del agua del mar batida por las olas que había desbordado los muros.

Completa la obra con una serie de dibujos y frases en trazo blanco que refuerzan su expresión poética.

Una alegría para los sentidos

Si visitais su página podreis ver, además de ésta, otras interesantes obras y su gran conocimiento de los materiales pictóricos.

.

Dique de La Guardia

 

2 respuestas a “El dique de La Guardia”

  1. alpaso Dice:

    Ola, Marta. Seguro que es una casualidad, pero hoy, por pura casualidad, al ir para casa, encontré un sitio para aparcar en el mesón o almacén de vinos Matías, en la avda. de la Hispanidad. Paré a tomar un vino -hacía años que no entraba allí- y, además de que el vino estaba como dios manda, había una pequeña exposición de óleos del dueño (me parecieron muy buenos) junto con unos recortes de periódico donde aparecía él pero sobre todo su hija, que estudió bellas artes en la complutense. A lo mejor Eduardo Zamarro le dio clases. Ella se especializó en retratos y se está haciendo una casa por A Guarda.
    Oye, ¿el mundo es tan pequeño? Bah, no creo. Dicen que dios es infinito y aún no lo vi… O sea, que tan grande no puede ser.

  2. Marta Moro Dice:

    Pues estas cosas pasan más de lo que nos parece. Si tienes oportunidad de tomarte otro buen vino allí, pregúntale a ver si se dió la casualidad.
    El mundo es pequeñito como la cabeza de un alfilerito…

Comentarios...