Marta Moro

Un blog sobre pintura

EL CGAC 30 Enero 2010

Filed under: Museos,Otros,Otros pintores — Marta Moro @ 22:24

Es el “Centro Galego de Arte Contempor√°neo“. Est√° en Santiago de Compostela al lado del “Museo do Pobo Galego”.

Fui el pasado domingo día 24 (es de agradecer que abran los domingos por la tarde) y había dos exposiciones simultáneas: Dandismo y Spectral.

No será porque no lo intente, pero una vez más salí descorazonada. O yo soy muy ignorante o estas cosas son una tomadura de pelo.

En la entrada hab√≠a una gillotina tama√Īo natural tumbada sobre su costado, con cuchilla y todo (no pod√≠a sacarme de la cabeza a Maria Antonieta sin la suya)

Luego hab√≠a unas fotos de un chico muy guapo caracterizado de actor de los a√Īos 20 en distintas poses y muecas.

Me fijé en un par de maniquís con dos trajes que podrían haber llevado los Beatles cuando tocaban en la Banda del Sargento Pimienta. Era una obra de Yinka Shonibare.

.

.

Por supuesto había videoinstalaciones varias y neones haciendo palabras.

¬°Y vi mi primera performance (“chispas”)!: era una chica tipo cualquier estudiante de Santiago, escribiendo en un portatil mon√≠simo blanco de la marca de la manzana. En un primer momento pens√© que era una trabajadora del museo llevando la cuenta de los visitantes que se llevaban los libros de la tarima que ten√≠a delante. Los libritos se titulaban”Roba este libro” en castellano e ingl√©s. Hecho a muy mala idea, por cierto, porque el museo estaba lleno de carteles en los que ped√≠a que no se tocaran las obras:

.

.

S√≥lo al final, cuando ya me hab√≠a sentado en un sill√≥n que no sab√≠a si formaba parte de alg√ļn grupo escult√≥rico, pero que me di√≥ igual porque mi alma estaba sufriendo tanto o m√°s que mis pies, logr√© ver algo que me atrajo, me hizo acercarme al letrerito, min√ļsculos todos, no aptos para hiperm√©tropes, y pon√≠a: “Reclining nude” T.M. Davy

.

.

Era una “Olimpia travesti”, un negrazo escultural con el pelo te√Īido de rubio y unos taconazos dorados, tumbado sobre un lecho cubierto de sedosos ropajes que hac√≠an brillar m√°s a√ļn su tornasolada piel. Todo ello en un fondo muy oscuro y una sombra a la derecha en el lugar que ocupar√≠a la doncella en la obra de Manet.

.

.

Ambas “Olimpias” comparten postura y actitud. Y ahora que me fijo, los zapatos son exactamente iguales.

La obra de Davy es muy sugerente, de muy buena factura técnica y de gran impacto visual y psicológico.

 

8 respuestas a “EL CGAC”

  1. Antonio Martínez Dice:

    Es cierto que a veces las exposiciones no están a la altura del magnífico edificio. Saludos galaicos

  2. maria von touceda Dice:

    Creo que el espíritu Dandy esta verdaderamente plasmado en esta magnifica exposición.El hecho de que el Dandy dominara la sociedad de su tiempo através de su insolencia, es tan acojonantemente delicioso como que Duchamp le diera la vuelta a un urinario y cambiara la concepción del arte.
    Lo raro me embriaga,el arte me droga,el CGAC es hoy un metafórico fumadero de opio en el que puedes llegar a la trascendencia a través de las miradas de estos artistas contemporaneos.
    Querida Marta Moro,como dir√≠a Oscar Wilde:”No tuvo enemigos, no fue un genio”.
    Me encanta que no os guste, afirma a√ļn m√°s mi inclinaci√≥n hacia esta muestra.

  3. Neron Dice:

    En cierto modo estoy de acuerdo con Mar√≠a, sus argumentos de jipi trasnochado y sus risibles aires de superioridad intelectual: s√≥lo harto de porros es posible encontrar alg√ļn atisbo art√≠stico en las exposiciones del bajo y s√≥tano del CGAC (lo del primer piso ya es otra cosa). En cambio, en estado de lucidez se puede apreciar su verdadera dimensi√≥n: UNA M-I-E-R-D-A. En un mundo sin amiguismos ni enchufismos, muchos de estos artistillas peloteros no valdr√≠an ni para reponedor de supermercado.

  4. Marta Moro Dice:

    Estoy de acuerdo con Antonio de que es un edificio estupendo, y muy funcional como sala de exposiciones por la disposición de los espacios y la iluminación. Me gustaría saber quien lo hizo. Con tu sapiencia en Arquitectura seguro que nos puedes ilustrar.

  5. Marta Moro Dice:

    Para María von Touceda.
    Lo mejor de un pa√≠s libre es que cada uno puede decir lo que le venga en gana y “trascenderse” como pueda.
    En mi caso, ya estoy harta de ver “urinarios de Duchamp” por toda cuanta sala de exposiciones p√ļblica hay. Creo que desde 1917 en el que apareci√≥ el primero ya deber√≠amos haber creado otra cosa.
    Y no me llames “querida” porque no te conozco de nada.

  6. Marta Moro Dice:

    Para Nerón: se puede decir más alto pero no más claro.
    Estoy de acuerdo tambi√©n con lo del “primer piso”: creo que era donde estaba el cuadro de la “Olimpia” que me gust√≥ tanto y donde hab√≠a otro de un pintor del que ya vi una exposici√≥n m√°s amplia en el MUSAC de Le√≥n. Era una obra de grandes dimensiones sobre unos adolescentes que se estaban columpiando en un √°rbol, mirando de frente al espectador, con una expresi√≥n entre retadora y asombrada. No recuerdo el nombre del autor.

  7. susan Dice:

    Una caracter√≠stica del arte moderno- el que el gran p√ļblico entiende con este nombre-es que es un antiarte.
    Busca la fealdad, la ruptura de la estética anterior, lo grotesco, lo repelente.
    Por eso la gente normal, lo rechaza, porque el arte bueno busca- y encuentra y transmite- la belleza.
    El arte actual no conmueve porque va contra la naturaleza del mismo, que es reflejar lo bonito.No digo lo acaramelado: puede haber belleza dram√°tica.
    En esta sociedad de vuelta de todo, hace falta gente que diga que “!El Emperador est√° desnudo!”

  8. Marta Moro Dice:

    Gracias Susan por tu comentario.
    Creo que tienes mucha raz√≥n en lo que dices, y por eso se han tenido que inventar un lenguaje incomprensible para hablar de esas supuestas obras de arte que pueblan muchos museos p√ļblicos de arte contempor√°neo. No s√≥lo es elitista si no que tambi√©n es incomprensible para que siga siendo elitista.
    Es curioso que menciones el cuento de “El traje del Emperador“. Es uno de los referentes que usan los “hartistas“, una asociaci√≥n que critica todo ese “humo”.

Comentarios...